Rosquillas de anis

Print Friendly

Si tuviera que hablar sobre las rosquillas, y de como estas han llegado hasta aquí,  tendría que empezar  por un accidente casero haciendo esta misma receta, que un año después y ya recuperadisima y sin  ninguna secuela  me he atrevido a realizar para esta nueva entrada. Rosquillas caseras de anís.

 En mi casa  no había  mucha afición por la cocina, a mi madre le gustaba poco y mi abuela siempre se ha dedicado a sus hijos. . . siempre.
Por lo tanto,  no podías llegar del colegio y esperar  una gran bandeja llena de rosquillas ni de ningún dulce apetecible, quizá sea por eso que cuando hago cualquier postre en casa y llegan mis chicos estoy esperando la cara de los dos y ese ¡¡unmmm!! que llega desde la entrada. Luego vienen los abrazos y algo que me encanta. . . ¡¡ están buenísimas!!. . . y. . . ¡¡¡ cada día  están  mejor!!! Así que os recomiendo estas rosquillas tradicionales como siempre se han hecho, y. . .¡¡a triunfar!!, los mimos  vendrán después .

Parece ser que el origen de la formula de la masa de las rosquillas se remonta a tiempos del imperio romano donde se encontraban más de cincuenta hornos de pan, que tenían la obligación de hacer una cantidad de pan diaria según ordenanzas del César; sin embargo una vez terminada su labor fija, podían elaborar otros productos aprovechando el calor del horno, entre ellos empanadas y rosquillas.

Origen más claro, y ascendiendo peldaño en la escala social , tienen las rosquillas de Santa Clara, cuya invención atribuye a doña Catalina Núñez, que, al enviudar del Contador Real de Enrique IV ingresó en la Orden franciscana de las Clarisas acompañada por su doncella y su cocinera, que poseía una receta de rosquillas que empezó a elaborar para las hermanas, así como para las visitas que recibían en el convento. Como suele suceder, las monjas vieron en ellas una excelente forma para recaudar dinero y , a través del torno del convento , empezaron a venderlas . No se sabe el nombre de la magistral cocinera , lo que sí se sabe es que era de origen Navarro.

Ingredientes:

  • Un vaso de anís
  • Un vaso de leche
  • Un vaso de aceite
  • Un vaso de azúcar
  • 2 sobres y medio de levadura o 3 gaseosas de papel
  • 3 huevos
  • harina 1kg y 100 gr
  • Aceite para freír girasol

Elaboración:

  1. Separamos las claras de las yemas y ponemos las claras a punto de nieve
  2. Echamos en un bol las yemas con el azúcar y batimos hasta conseguir una crema
  3. Añadimos sin dejar de batir,  el vaso de anís, el de leche, el de aceite  y los sobres de levadura.
  4. Incorporamos a la mezcla anterior las claras a punto de nieve.
  5. Una vez que todos los ingredientes están mezclados, vamos incorporando la harina que necesite hasta conseguir una masa consistente para poder trabajarla.
  6. La extendemos sobre una superficie enharinada y amasamos un poco y vamos haciendo las rosquillas.
  7. Una vez que las tengas todas hechas pones el aceite a calentar a fuego medio.

El aceite no debe estar muy caliente porque si no,  se harán por fuera y no por dentro. Las vas friendo poco a poco hasta que estén doraditas, las sacas a una fuente con papel de cocina. Espolvoreamos con azúcar, canela, azúcar glas (al gusto) o las introducimos en un bol con azúcar y untamos por ambas caras.

Nota: Las medidas que damos son de un vaso de agua, si quieres que queden mas dulces o mas anisadas es cuestión de añadir un poco mas de cualquier ingrediente  la próxima vez.

 

 

2 thoughts on “Rosquillas de anis

  1. Muy buenas me han salido estas rosquillas, he seguido la receta y estan buenisimas
    Muchas gracias el blog muy interesante
    ¡¡¡Un beso CHICAS!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *