Jarretes de ternasco al vino de ribeiro

Print Friendly

DSC_0095

En la mitología Griega, “Crisomallo”,  era el vellón del carnero alado, más conocido como el Vellocino de oro, aparece en la historia de Jasón y los argonautas, quienes fueron en su busca para lograr  que Jasón recuperase el trono de Tesalia. Se ha interpretado el Vellocino de oro no solo como un objeto sino como una estrecha relación con la cultura, muchos fueron los intentos de explicación a lo que representa el Vellocino de oro, las propuestas han sido desde un símbolo de poder hasta la representación de dicho objeto de realeza y legitimidad, que como la historia narra, Jasón viaja en su  busca para recuperar su legítimo gobierno, otra de las propuestas la señalan como la llegada de la ganadería a Grecia, o en la búsqueda de oro, ya que para su extracción, sobre marcos de madera se colocaban las pieles extendidas del cordero que luego ponían a secar sobre los árboles para sacudir el oro.

Podríamos añadir un significado más al Vellocino ya que  una-o puede permitirse la licencia que quiera ya que la imaginación no tiene muros que la contengan. Bien podría ser esta nueva propuesta, la de el prestigio y la calidad y como de vellones vamos a hablar, encajaría perfectamente en esta ocasión, bueno en realidad vamos a hablar de lo que el vellón esconde o recubre, como sabréis el vellón es la piel de los animales ovinos y caprinos y en esta ocasión la piel que recubre las tres razas de corderos de los que se nutre la ganadería ovina en Aragón para la producción de ternasco, (quiere decir tierno, que todavía no ha pastado), las tres razas son : rasa aragonesa, la ojinegra de Teruel, y roya bilbilitana, perfectamente adaptadas al clima extremo que nos caracteriza. De las tres, es la rasa aragonesa la más extendida en las provincias , su nombre hace referencia a las características de su lana rasa y corta. La roya bilbilitana de la comarca de Calatayud considerada en peligro de extinción y de color pardo rojizo y la ojinegra de Teruel con una pigmentación negra alrededor de los ojos.

I.G.P ” Indicación Geográfica Protegida ” esta es la significación que se le da a los corderos de Aragón para diferenciarlos de otros que no lo son y que se cuelan en el mercado como tales al amparo de su  calidad, y no son de Aragón, delimitando así su  producción geográficamente, regulado por el departamento de agricultura del gobierno de Aragón mediante un reglamento técnico relacionado con la crianza, sacrificio, alimentación y comercialización del ternasco de Aragón ( T.A

Ingredientes:

  • 4 jarretes de 250 a 300 gr
  • 1 cebolla
  • 1 puerro
  • 1 zanahoria
  • 3 dientes de ajo
  • Un tomate natural
  • Un vaso de agua de vino de ribéiro
  • Caldo de carne para añadir (el que necesitemos)
  • Sal y pimienta

Guarnición :

  • 6 alcachofas medianas
  • patatas baby 1/2 kg

Para cocer las alcachofas :

Ponemos agua a hervir con sal y unas gotas de aceite de oliva, cuando está hirviendo metemos dentro las alcachofas y dejamos cocer durante 15 o 20 mn, puede que incluso estén cocidas antes, pués estamos en temporada de alcachofas y son muy tiernas, para comprobarlo podemos utilizar la punta de un cuchillo dejamos enfriar dentro de su caldo y reservamos.

Para las patatas baby :

Escaldamos las patatas peladas  durante 5 minutos en agua hirviendo, escurrimos sal pimentamos, cubrimos de aceite de girasol, y metemos al horno hasta que estén asadas, reservamos.

Elaboración de los jarretes:

En una cacerola con aceite de oliva, ponemos los jarretes enharinados y los freímos un poco para que queden bien sellados, una vez hecho esto, retiramos y en ese aceite freímos las verduritas sin el tomate, cuando empiecen a dorarse las verduras añadimos el  tomate cortado en trozos, (no importa el tamaño porque luego vamos a triturar y colar por un chino), hecho esto añadimos los jarretes freímos un poco más para que se mezclen bien los jugos y añadimos el vino blanco de ribéiro hasta reducir el alcohol y un poco de caldo de carne, dejamos cocer lentamente hasta que estén tiernos alrededor de 1 hora o hora y media siempre cuidando que no se peguen y añadiendo  más caldo si fuera necesario. Cuando están guisados sacamos los jarretes , trituramos la salsa y pasamos por un chino.

Presentación :

En cada plato ponemos un jarrete con su alcachofa, las patatas y la salsa necesaria.

 

 

3 thoughts on “Jarretes de ternasco al vino de ribeiro

  1. ¡¡ Por Dios!!! que fotografia!!! si sabe igual que aparenta.. . . .que no lo dudo. . .
    Un diez en esta receta, que digo un diez ¡¡UN 20!!
    Enhorabuena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *