Helado de yogurt y chocolate blanco

Print Friendly

 

Hay que coger el toro por los cuernos, y enfrentarnos a nuestros demonios, con decisión, luego que sepamos resolverlos, es otra cuestión, yo tengo varios, uno de ellos son los helados  debido a un empacho que cogí, estuve varios años que no quería ni verlos, os diré, que he vuelto a comer helados, salvo el de turrón, en casa he vuelto a hacer en la cubitera de hielos, aquellos que nos hacíamos de niños, con coca-cola ,naranjada, leche con azúcar y canela, les pongo un palillo , al congelador…….y entran solos, a los que no nos gusta mucho la leche, puede ser una buen aporte de calcio, existen además en el mercado una buena cantidad de marcas dedicadas exclusivamente a celíacos y diabéticos, porque la mayoría de helados industriales suelen llevar algún tipo de almidón.helado

Otro de mis demonios sin superar es el tabaco, si soy fumadora, he hecho múltiples intentos para dejarlo, pero aquí sigo enganchada al humo, me da una rabia tremenda cuando mis amigos ex fumadores han conseguido librarse y yo no, ¿ dónde está mi puñetera fuerza de voluntad?, una de mis amigas, inglesa- maña del condado de york, me contó una vez , con su acento arago-inglés, ” he decidido dejar de fumar, cuando mi integridad física corría peligro ” , vivimos las dos en un barrio rural, a altas horas de la madrugada se quedó sin tabaco, y se hizo 3 km andando a una gasolinera a comprarse un paquete, por una carretera  solitaria, que no circulaban ni las ratas, mis intentos acabaron todos en frustración tras frustración.helado El primero fué la acupuntura, me sometí ,a esa para mi tortura en aras de la salud, y yo no sé, pero el acupuntor no tenía muy buen ojo, o no ponía el ojo donde la aguja, porque estuve un mes con contracciones en la pata, parecía que de un momento a otro iba a tener patitas, el segundo intento fué por inducción,  una compañera mía me dijo: ” conozco una tía en tal barrio que te pone las manos en la cabeza y le coges un ascazo al tabaco que ni te cuento”….(algo parecido a la niña de la curva, pero con tabaco), el caso es que yo soy escéptica, muy ,muy escéptica pero la curiosidad me mata, así que allá que me voy al barrio de la impositora de manos a librarme de la maldición de la nicotina, el barrio, bien hubiera podido servir de fondo para una película de Spike lee, nos tuvo esperando en la puerta de la calle, dos horas, parecía que en vez de librarnos de una droga íbamos a comprar otra, cuando la mujer nos abrió las puertas de la casa, aquello era… (volviendo a hacer referencia al cine) una escena de una película de Almodovar, decoración incluida,


“otra vez un encuentro en la tercera fase con la cocina” porque la casa olía a patatas con calamar que era lo que estaba cocinando a la vez que imponía las manos, y entre ambiente culinario ( que me persigue) el purazo que se puso a fumar , ¡DIOS!….pensé, Fidel Castro se ha teletransportado, tuve que hacer esfuerzos para no partirme el culo, y me dige : ” contención chata” no sea que no solo no me libre de la maldición del tabaco, sino,  que vaya a salir con otra por ofensas, la voluntad que nos pidió y que pagamos me salió del alma,
cuando salí de allí, lo primero que hice fué fumarme un cigarro para ver que pasaba, mi compañera inductora no me perdonó jamás mi falta de fé y no volví a verla, nuestra frágil amistad se evaporó como el humo, mi madre- oráculo me dice : ” hija, si no fumaras durarías cien años, con lo dura que tu eres “, no sé  mamá ….¿ 100 años? , cuando me muera, sea la edad que sea espero que Dios en su infinita misericordia me regale un ipad con conexión a Internet y me deje
trabajar en su cocina.helado

Refrescate con esta receta en éste caluroso verano, resérvalo para un momento “zen” y acompáñalo con este refrescante acústico de eagles hotel California

Ingredientes:helado

  • 300 gr de chocolate blanco
  • 200 gr de nata al 35% de materia grasa
  • 300 gr de leche
  • 1 yogurt griego
  • 200 gr de azúcar

Elaboración:

En un cazo al fuego, fundimos el chocolate blanco en trozos con la nata, retiramos del fuego una vez fundido, añadimos la leche el yogur y el azúcar, batimos bien en la batidora para que se mezclen bien los ingredientes,  introducimos en el congelador y movemos cada hora y media para evitar que cristalice.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *