El palacio de la Aljaferia

Print Friendly
Palacio de la Aljaferia
Arquerias

 

PNGCSiempre que  voy con mis alumnos a visitar y fotografiar el palacio de la  Aljaferia de mi ciudad, Zaragoza, me invade la misma sensación,   conforme paso por sus distintas estancias siempre me viene a la mente las mismas palabras “maravillosa, espectacular y única” aunque un arquitecto dijo de ella en 1947 que permanecía como  << un espantajo lamentable cubierto de harapos>> consiguió durante más de treinta años una minuciosa y lenta labor de rescate que, tras su muerte en 1982 ha sido continuada por varios arquitectos dando lugar al aspecto que tiene hoy en día.

La Aljaferia fue declarada monumento nacional de interés histórico-artístico el 4 de junio de 1931. Hoy, en una parte del conjunto se encuentran Las Cortes de Aragón. En el año 2001, La UNESCO declaro patrimonio de la humanidad el mudéjar de Aragón, es uno de los monumentos más representativos y emblemáticos del arte mudéjar aragonés.

Me gusta llegar puntual a las citas, e intento que mis alumnos me sigan y la verdad es que todos los años lo consigo. A sí que una mañana mas allí estábamos tod@s, puntuales,  esperando que nos dieran la salida y poder comenzar nuestro reportaje fotográfico.

El que hoy estáis viendo en esta entrada,  es una crónica telefónica ¿? Y estaréis preguntando ¿de que estoy hablando? pues os lo resuelvo en un “plis-plas” o debería decir “clic-clac” bien, lo de telefónica viene porque todas las fotografías que veis aquí están tomadas con mi teléfono móvil. . . ¡todas!, (no diré la marca del móvil porque por ahora no nos patrocina). . . ¡¡ja,ja,ja,ja!! todo se andará, pero  como últimamente estoy viendo por las redes sociales much@s que presumen de que hacen las fotos con su móvil, he pensado ¿y por qué. . .  yo no?, así que aquí las tenéis son fotos sencillas, sin tecnicismos la mayoría de un momento de relax entre pregunta y pregunta.

Ahora. . . , pero eso sí, observando, sin dejar de ver, siempre vigilante, sin perderme nada y empapándome de una obra única, soberbia y fascinante como es nuestra “Aljaferia”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *