Croquetas de chocolate

Print Friendly

Hace tiempo que tenía ganas de atacar el libro de Oriol Balaguer que me regalaron hace unos años, me he puesto manos a la obra y aquí os traigo el resultado, espero que os guste. Mi relación con el chocolate no ha sido un amor a primera vista, siendo que mis gustos se  inclinan más por cosas saladas,  cuando descubro algún dulce que me gusta, se me desatan todas mis pasiones, con esto quiero decir que en mi curriculun como comensal, tengo memoria de unos cuantos empachos, que a la vista de ciertos alimentos, todavía se me eriza el pelo como a los puercoespines, ¡vamos! , a fuego lo tengo grabado en el subconsciente!, algunos los he superado ya, pero el que me queda, es sin duda el que más me ha marcado de todos, son los higos. Vivíamos en Oviedo y pasaba vacaciones en Lugo con mis abuelos y recuerdo una higuera no muy alta, una higuera sexi que me hacia guiños cuando pasaba por delante de ella, los higos maduros, tiernos y jugosos por dentro, de piel firme, no se deshacían al romperlos entre las manos,¡ estaban de pecado!,  yo tan pecadora como cualquiera, me resistí durante un tiempo, pero hubo un momento en que ya sucumbí a la tentación, y comí higos hasta hartarme , ¡aquel día CA-SI-ME- MU-E-RO!, no puedo contaros con exactitud cuantos fueron, eso sí, lo hice de forma ordenada y meticulosa, hasta que zampaba una rama no empezaba con otra, como consecuencia …..cada vez que veo un higo me entran arcadas, ya con los años fuí moderando mi comportamiento en cuanto a las pasiones que despertaban en mí ciertos alimentos, más que nada por las consecuencias . El amor por el chocolate fué un noviazgo lento que ha ido afianzandose con los años, los puristas del chocolate tienden a un chocolate fuerte y amargo, que debe contener  como mínimo un 43% de cacao, cuanto mayor es el contenido de cacao  más amargo resulta no  consigo  acostumbrarme a ese sabor tan radical, mis preferencias suelen ser en tabletas con leche y frutos secos, en otras elaboraciones como trufas me gusta un cacao amargo sin leche y una puntita de alcohol, ron, coñac, menta , etc etc. Os hemos preparado en esta ocasión estas croquetas de chocolate, que están para coger otro empacho, vamos a tener templanza y sabiduría, reprimir nuestras pasiones , saborearlos como se merecen, siempre en compañía y escuchando  a Manu Chao en su concierto en Paris, ¡ que los disfrutéis!

Ingredientes:

  • C.s ( cantidad suficiente de ) pasta filo
  • C.s de mantequilla
  • C.s de claras de huevo
  • C.s de pan rallado

Trufa:

  • 200 gr de leche
  • 225 gr de nata
  • 250 gr de cobertura negra
  • 50 gr de glucosa, podéis comprarla en las tiendas para cupcakes

Hervimos la leche la nata y la glucosa, que verteremos sobre la cobertura troceada, lo dejaremos reposar durante unos minutos y emulsionamos, vertemos en un molde de silicona, tipo tableta de turrón, en mi caso, no tengo ningún molde de este tipo y utilicé uno de aluminio y lo llené con un dedo de trufa, porque luego esa trufa la meteremos al congelador para trocearla  e introducirla dentro de la pasta filo, con respecto al molde que utilicé tengo que deciros, que luego al sacarlo del congelador para poder desmoldarlo, lo sumergí un minuto en agua caliente. En cuanto al tamaño de los trozos de trufa aproximadamente como un dedal o más pequeños, el suficiente para un bocado, no se te vaya la mano y hagas unas croquetas tamaño hijo adolescente siempre con hambre.

Las croquetas:

Untamos las hojas de filo con mantequilla fundida, cortamos pequeños rectángulos de pasta, y porciones de trufa,doblamos los lados de la pasta filo hacia dentro, y enrollamos formando una croqueta, dando 3 vueltas sobre sí misma.

Una vez enrolladas, pasamos por clara de huevo y pan rallado y freímos en aceite abundante, ni demasiado caliente ni frío.

Nota:

La trufa cuando la corto en porciones vuelvo a meterla cortada al congelador, mientras corto los rectángulos de pasta filo, con esta cantidad salen bastantes,  trabajar con la pasta filo es  delicado,  tiende a romperse si la manipulas mucho, es por lo tanto muy importante que antes de ponerte con las croquetas tengas todo listo, la trufa troceada, la filo cortada, la clara ligeramente batida y el pan rallado preparado, para ir haciendo todo seguido, como la trufa, se quedará líquida una vez frita la croqueta. Tener todo dispuesto y en orden es importante, y esa es una norma a seguir sobre cualquier plato que vayas a cocinar, preparar y repasar todos los ingredientes y elementos que vayas a necesitar,  tener que dejar la receta en el aire y decir ¡ me falta esto o lo otro! , porque depende de la receta que estés preparando la puedes ” cagar” y dicho esto tan burdo, os dejo con algo más fino y sutil, si seguís este proceso que os estoy contando estaréis haciendo una ” mis en place “.

 

 

2 thoughts on “Croquetas de chocolate

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *